logotipo,la piedra del alquimista,blog,imagen corporativa,Bilbao,brand designCapturas del Blog "La Piedra del Alquimista"logotipo,la piedra del alquimista,blog,imagen corporativa,Bilbao,brand designlogotipo,la piedra del alquimista,blog,imagen corporativa,Bilbao,brand designlogotipo,la piedra del alquimista,blog,imagen corporativa,Bilbao,brand design

La Piedra del Alquimista

Imagen Gráfica / Blog

Desarrollo de imagen gráfica para “La piedra del alquimista”. Un proyecto que tiene como única pretensión hacernos pensar.

“En el relato de Paulo Coelho “El alquimista”, se cuenta como su protagonista poseía 2 piedras que empleaba para tomar decisiones cruciales en su vida. Aquellas piedras,”urim” y “tumim”, indicaban un fallo positivo o negativo a una cuestión que el alquimista plantease.”

Así comienza el texto que presenta este interesante blog, nacido en abril de 2012.

No es interesante porque el logo y el blog sean cosecha de esta casa. Ni por tener un diseño web saltarín y espectacular. Lo que hace interesante a este proyecto es haber podido trabajar desde el principio conjuntamente con el autor para dar con la clave gráfica adecuada. Con un diseño a medida del espíritu del proyecto, y contentando a quienes lo alimentan. Todo un viaje.
En origen pretendía llamarse “la pastilla roja” aludiendo a la archiconocida Matrix y a las “pastis” con las que Morfeo les daba a elegir a los “durmientes” entre su sueño de realidad y la “realidad” pura y dura. Pero resultó que la “pastilla roja” ya estaba ocupado como nombre. Entonces un servidor entró en el proyecto. Fué como llegar al mundo de Jauja.
Barra libre para proponer nombres, para darle forma, para diseñar,…

“La piedra del alquimista” es un equivalente a la “pastillita roja” de Morfeo en Matrix pero con el “glamour” añadido de haber salido del libro de Coelho. Además tiene a su favor el hecho de ser un método para mostrar la realidad, bastante menos invasivo que la gragea de marras.

Había que buscar la manera de plasmar una elección excluyente. Sin medias tintas. Blanco o negro. Tambien había que dar con la manera de plasmar bajo un icono las piedras “urim” y “tumim”.


El nombre “La piedra del alquimista” hace referencia a la piedra que proporciona el fallo. La que muestra el camino al alquimista, pero en el logo deben estar presentes ambas dos: el si y el no, la luz y la sombra, el blanco y el negro.

El empleo del patrón de proporciones aúreas para la articulación horizontal y la base de relaciones entre las figuras geométricas básicas, apara la vertical, tiene como objeto “vestir” el logo desde el armazón con esa atmósfera matemática y esotérica que rodeaba el mundo de la alquimia.